Author Avatar por Jesús Cerda
noviembre 16, 2020

Decir NO y las opciones de vida

Juan estaba preocupado por llegar temprano a casa, era viernes,  su madre estaba muy enferma y no había quien cuidara de ella.

La vecina que a veces se acomedía estaba de viaje.

En su trabajo, las cosas estaban saliendo todas mal, no le cuadraban las cuentas.

En el camión que lo llevaba de regreso, iba recordando cómo su jefa le había llamado a su oficina cerca de las cinco de la tarde, cuando ya estaba con un pie afuera y maldijo haber contestado.

Apenas se acomodaba en la silla que le había ofrecido, sonó su celular, apenado, trató de silenciarlo y no contestó la llamada.

Rocío, su jefa, le recordó la regla acerca del teléfono cuando estaban juntos: Apagado. El pensó en lo diferente que era apenas unos años atrás cuando iniciaron juntos el proyecto que afortunadamente despegó muy bien. En eso estaba cuando ella  inició con preguntas de las que se usan para ir calentando el terreno sobre las trivialidades de siempre y que en realidad a nadie le importan.

Además el tenía su mente en otro lado, tampoco había podido comprar la medicina que le dieron para la gastritis que lo hacia retorcerse de dolor.

-¿Estas aquí Ricardo? Te noto muy distraído

-Perdona Rocío, te escucho con atención…

-Te decía que no podemos seguir trabajando como ha sucedido hasta ahora, que hemos conversado de esto desde hace meses y que no vemos que tu conducta cambie. Cada vez empleamos mas tiempo en corregir tus errores y tus compañeros se quejan de que por tu culpa, ellos deben trabajar mas. Asi que hemos decidido separarte de la organización, sin embargo, tendrás una semana para entregar tus cosas y te daremos una indemnización en agradecimiento por los años que has trabajado para el grupo.

El camión frenó bruscamente, lo que le hizo volver a la realidad.

Al llegar a su casa -y después de dejar las compras en la cocina -se dirigió al cuarto de su madre con la cena ligera que cada tarde le ofrecía durante los últimos cinco meses desde que le diagnosticaron el cáncer invasivo del colon que la estaba matando velozmente; casi siempre la comida se quedaba intacta y tenía que ofrecerle alimentación liquida.

La encontró tirada en el suelo del baño, las mangueras que tenia conectadas a las bolsas de recolección se habían roto y había de todo regado por el suelo. No respiraba y estaba poniéndose rígida…el teléfono para emergencias que le había comprado estaba cerca de su mano, descargado…

Después, arreglar entre otras cosas las cuestiones legales para intentar sepultarla sin éxito ya que la instrucción era la cremación para evitar contagios y resolver lo de su madre  que al morir aparentemente de un golpe en la cabeza, dificultó los tramites ante la sospecha de un acto doloso de la que finalmente la autoridad desistió ante la presión por la emergencia.

La ceremonia de 10 minutos se efectuó el lunes finalmente y pocos conocidos, casi todos amigas de ella, asistieron, previniendo infecciones.

De la familia quedaban pocos en Veracruz, la mayoría había emigrado a Tampico por lo del petróleo y ahora, tenían problemas con el cierre de la empresa, aunque guardaban la esperanza de que pronto todo cambiaría.

Asi que, el jueves, que finalmente tuvo ánimo, se presentó temprano a la oficina para encontrarse con que el personal de seguridad no lo dejó entrar y le pidieron que hablara con Pablo, el abogado laboral de la firma.

Fue entonces que Juan me llamó y me contó todo esto, yo apenas le escuchaba pues la música en en gimnasio siempre esta a todo volumen.

Le pedí que no firmara nada, que antes debíamos revisar el caso y que no importaba que Pablo el abogado, fuese su amigo.

Lo noté realmente triste y decepcionado, había perdido a su madre y estaba muy cerca de perder su empleo una vez que salí a la terraza para escucharle mejor.

Llamé a su jefa Rocío, que era conocida mía también y después de doce intentos, me regaló un par de minutos.

Ignoraba que la madre de Juan había estado enferma y que finalmente había fallecido.

-Si tan solo me lo hubiese dicho- alcanzó a decir…

 

Los asuntos de este tipo impiden a los trabajadores desempeñarse adecuadamente, las organizaciones insensibles a estos aspectos no logran improntar experiencias laborales positivas.

Búscanos,

Rocío y los otros dos socios del negocio no lo hicieron y ahora enfrentan una demanda laboral que estan seguros ganarán, porque tienen evidencia, pero, ¿Qué sucederá con la verdad moral?

 

 

COMENTARIOS

Deja un comentario

Contáctanos

Queremos saber de ti.

En ÍCONO WORK FOCUS nos apasionan los retos y nuevos proyectos. Escríbenos y platícanos tus necesidades.

+52 33 3630 4412
+52 33 3956 2210
jesuscerda@somosicono.com.mx
Herrera y Cairo 1786-8
Col Ladrón de Guevara C.P. 44600
Guadalajara, Jalisco, México.