Author Avatar por Jesús Cerda
septiembre 25, 2020

El caso de la señora Victoria

Victoria no se llama asi, pero la nombraré para protegerla de la curiosidad.

Victoria no trabaja en una empresa de manufactura de alto volumen, pero diremos que si para que no adivinen el giro en el que trabaja.

Victoria tiene 3 hijos con Rubén (Rubén no se llama tampoco así).

Victoria ingresó a su nuevo empleo hace dos años.

Es feliz esas horas porque no esta en casa, en su trabajo es el único sitio en el que se siente segura.

Rubén esta enfermo, es adicto a estimulantes y a calmantes, lo que sea que le ayude a adormecer las voces que en su cabeza le dice cosas que lo atormentan.

Rubén, es muy violento, su padre lo fue, sus hermanos lo fueron.

Desde antes de casarse con Victoria dio señales de esa inestabilidad pero ella creyó que lo podría ayudar.

Rubén golpea a Victoria si no trae dinero para comprar cerveza, al principio fueron empujones pero mas de dos veces la mandó al hospital.

Los vecinos escuchaban todo pero no se metían, no querían problemas con Rubén que también era violento con ellos.

Los golpes parecían quebrarla pero no… al menos no se veía.

Cada mañana muy temprano se la podía ver, de madrugada, esperando el camión para ir a trabajar.

José es el hijo menor de Victoria, Rubén siempre creyó que no era suyo aún cuando era su vivo retrato. Incluso el color verdoso de sus ojos era muy similar.

José nunca se sintió cómodo por los reclamos de Rubén a Victoria y terminó por crecer creyendo que su padre era otro y con una pésima relación con ellos.

Rubén se rio cuando José robó su cerveza y se emborrachó, tenía 9 años y acabó dormido en la primaria.

José era violento y lo expulsaron varias veces por agredir a sus compañeros.

El colmo fue cuando le descubrieron una navaja entre la ropa.

José no volvió a la escuela y cada vez, pasaba mas tiempo en la calle, en la esquina, con los vagos del barrio que pasaban por cosas similares.

Rubén golpeaba a Victoria, José empezó a hacerlo también. Nadie decía nada.

Victoria se equivocaba mucho en su trabajo, no rendía lo suficiente, se le notaba ausente. Ella se veía a si misma como un objeto inservible, como alguien despreciable.

Sus compañeros le ayudaban a dar los números que le pedía el supervisor.

Algunos sabían de la violencia en la que vivía y de los moretes de los golpes de José que ocultaba con ropa de invierno en verano. Tenía los ojos tristes.

Supo que en la empresa había psicólogos y se ilusionó pensando que la podían ayudar a separarse de Rubén. Asi que venciendo el miedo pidió una cita.

Se la programaron dos meses después porque había demasiado trabajo.

José estaba frenético porque no tenía cerveza.

Eran las cuatro de la mañana cuando llegó a su casa a robar de la bolsa de su mamá. Rubén dormía su borrachera a un lado de la cocina, toda la casa apestaba.

Victoria descubrió a su hijo robándole por enésima vez los tres pesos que guardaba para comer.

Lo encaró y el le clavó su navaja mas de catorce veces hasta que la vida se le escapó por los ojos, incrédula y espantada, sin atinar mas que a tapar con sus manos las heridas.

Ya no alcanzó a conversar con el psicólogo.

Esos eran “problemas familiares” que no tenían que ver con el trabajo, no eran riesgos psicosociales relacionados con el trabajo ni la razón de tener un área de medicina en la empresa.

Reclutamiento deberá hacer un mejor trabajo y filtrar los casos de situaciones asi porque afectan la productividad. “Sólo asi podremos ser incluyentes”.

En la línea de producción donde trabajaba Victoria, sabían de la vida de ella; los vecinos la habían escuchado mil veces por ayuda y recibir silencio por respuesta, pero todos la querían.

Su velorio, aun con las restricciones, fue atendido por muchas personas y ahí estaban el viudo y los hijos, consternados ante la atrocidad.

Tal vez algún adicto la apuñaló para robarle mientras esperaba el camión para su trabajo, generalmente lo esperaba sola a las 04:45, que si no llegaba a tiempo, le quitaban el bono de puntualidad.

Independiente a la NOM035 y a la NOM036, al Reglamento Federal de Seguridad y Salud en el trabajo, Victoria no fue atendida y los que la ejecutaron, estan impunes. Ni los vecinos ni los compañeros se atreven a comentar nada para no meterse en líos.

Si tienes dudas al respecto de la función de las áreas de salud emocional, de cómo funciona la salud preventiva, de cómo prevenir los accidentes de trabajo, de la NOM 035 y la 036 o de la gestión del talento humano en el trabajo, contáctanos, la seguridad somos todos y no tiene que ver solo con daños físicos o en las propiedades, hay heridas que de tan profundas no se ven, como un iceberg, ocultan su verdadero tamaño.

CO Jesús Cerda

 

 

 

COMENTARIOS

8 responde a “El caso de la señora Victoria”

  1. Raul Aceves dice:

    Historias comúnes y más frecuentes de lo que nos gustaría escuchar, reales y dolorosas.

    La atención oportuna, estar sensibles y captar lo que los empleados/as necesitan en el momento, es clave, la salud emocional no puede ser visto como un proceso “administrativo”, el reto es observar, estar cerca, detectar señales, generar condiciones propicias para que nuestros colaboradores tengan alternativas y la vía de la escucha, la comprensión y el acompañamiento. Así podemos ayudar y transformar la vida de las personas.

    Me gustó mucho la parte donde se menciona que el trabajo puede representar ese lugar donde puedo ser valioso/a y trancender con mi trabajo, aunque claro tenego que trabajar de forma persistente y creativa a fin de generar condiciones para ello.

    Saludos Jesús

    • Jesús Cerda dice:

      La situación por la que atravesamos esta moviendo muchas cosas, incluso las que nos negamos a ver. Debemos crear redes de autoayuda, de soporte, de atención, vamos… por lo menos de compañía para empezar a re-conocerlas y resolverlas. Gracias por tu comentario Raúl.

  2. Veronica González dice:

    Sensibilidad y empatía son claves para detectar esta problemática. Estos hechos que comentas desgraciadamente son parte del día a día de muchas mujeres y jóvenes y terminan en historia trágicas, finalmente los feminicidios no cuentan en nuestro país y cada vez son más. Que triste que si podemos apoyar en evitar esto desde nuestras trincheras no podamos hacer nada para salvar una vida y brindar bienestar a nuestros colaboradores y a quienes nos rodean

    • Jesús Cerda dice:

      ¿Qué será lo que debamos aprender de lo que vivimos Verónica?, porque no se resolverá hasta que suceda. Ojala esto nos humanice para siempre. Saludos

  3. Lupita Diosdado dice:

    Que complicadas estas situaciones y tantas que hay. Oídos sordos de muchas personas, incapacidad de salir de la situación de las víctimas, incluso con ayuda.

    • Jesús Cerda dice:

      El miedo paralizante y otras emociones que deben ser re-conocidas. Debemos formarnos y formar en la fortaleza, no en la vergüenza ni en el temor. Saludos Diosdado

  4. Tere dice:

    Lamentable historia por que además es una de tantas por el estilo y que ocurren día a día, esta vez es de una persona que laboraba en una línea de producción o así lo maneja la historia como mencionas para que no se adivine el giro pero muchas veces es el mismo reclutador (a) o la persona “responsable” de las áreas de salud emocional (ironicamente) que sufre este tipo de situaciones y ¿cómo ayudar a otros si yo mismo no puedo ayudarme o no soy ayudado? Que pasa cuando los mandos medios o altos mandos están tan envueltos en sus mismos problemas que no tienen la serenidad emocional para fijarse en los demás.
    Que importante entonces el fomentar aunado a una área responsable de la salud emocional una cultura humana donde no se ignore el sufrimiento ajeno.
    Un gran reto y una excelente oportunidad de lograr un cambio trascendental para quienes se están realmente involucrando genuinamente en este proceso … Felicidades ICONO por tomar el reto.

    • Jesús Cerda dice:

      Ciertamente Tere, los que nos cuidan muchas veces estan a su vez resolviendo sus propias emociones.
      Y es precisamente a quienes muchas veces primero ataca el burnout y con quienes se deben establecer los sistemas de hábitos saludables.
      No sólo el que estén enfrentando por ejemplo el incremento en la violencia, sino que al tener mas personas afectadas, si capacidad muchas veces se rebasa. Hay que ser ordenados y disciplinados para que todo fluya de la mejor manera
      Gracias por tu comentario. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Contáctanos

Queremos saber de ti.

En ÍCONO WORK FOCUS nos apasionan los retos y nuevos proyectos. Escríbenos y platícanos tus necesidades.

+52 33 3630 4412
+52 33 3956 2210
jesuscerda@somosicono.com.mx
Herrera y Cairo 1786-8
Col Ladrón de Guevara C.P. 44600
Guadalajara, Jalisco, México.